La Hepatitis C

¿Qué es la hepatitis?
El hígado es uno de los órganos que ayuda en la digestión, pero no es parte del tracto digestivo. Es el órgano más grande del cuerpo y lleva a cabo muchas funciones importantes, tales como producir la bilis, transformar los alimentos en energía y purificar la sangre del alcohol y los venenos.

La hepatitis es una inflamación del hígado que a veces causa un daño permanente. Está causada por virus, bacterias, ciertos medicamentos o el alcohol. Generalmente, los síntomas de la hepatitis incluyen fiebre, ictericia y agrandamiento del hígado. Existen diversos tipos de hepatitis.

¿Qué es la hepatitis C?
La hepatitis C (anteriormente denominada hepatitis no A, no B) es una enfermedad del hígado causada por un virus transmitido por la sangre y recientemente identificado. Esta cepa de hepatitis vírica aguda descubierta en 1989 causa aproximadamente 25.000 infecciones nuevas en Estados Unidos cada año.

La recuperación luego de haber sufrido esta infección es poco frecuente: aproximadamente de el 75 por ciento a el 85 por ciento de las personas infectadas son portadoras crónicas del virus. Aproximadamente el 25 por ciento de las personas infectadas con el virus de la hepatitis C desarrollará ictericia u otros síntomas de la hepatitis. El setenta y cinco por ciento de estos individuos pueden desarrollar enfermedad crónica del hígado.

En Estados Unidos, la enfermedad crónica del hígado debida a la hepatitis C causa entre 10.000 y 12.000 muertes cada año, y es la principal indicación para el trasplante de hígado. Para el año 2010, se espera que el número de muertes por hepatitis C aumente a 38.000 por año.

¿Cuál es la causa de la hepatitis C?
La transmisión de la hepatitis C se produce principalmente por contacto con sangre infectada, pero también puede producirse por contacto sexual o de una madre infectada a su bebé. Las transfusiones de sangre antes de 1992 y el uso compartido de jeringas son otras causas significativas de la propagación de la hepatitis C.


¿Quiénes corren el riesgo de contraer la hepatitis C?
A continuación se describen las personas con riesgo de contraer la hepatitis C:

Los niños nacidos de madres infectadas con el virus.
Las personas que tienen trastornos de la coagulación sanguínea como la hemofilia y que recibieron factores de coagulación antes de 1987.
Las personas que necesitan diálisis por insuficiencia renal.
Los individuos que recibieron una transfusión de sangre antes de 1992.
Las personas que participan en actividades de alto riesgo, como el uso de drogas por vía intravenosa (su sigla en inglés es IV) y, o el contacto homosexual o heterosexual sin protección.
No existe vacuna para la hepatitis C. Las personas en condiciones de riesgo deben examinarse regularmente para detectar la hepatitis C. Aquellos que tienen hepatitis C deben vigilarse constantemente para detectar señales de hepatitis crónica y de insuficiencia hepática.

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis C?
A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de la hepatitis C. Sin embargo, cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

Pérdida del apetito.
Fatiga.
Náusea y vómito.
Dolor abdominal vago.
Ictericia - color amarillo de la piel y de los ojos.
Fiebre.
Orina de color amarillo oscuro.
Heces de color claro.
Dolor muscular y en las articulaciones.
Los síntomas pueden presentarse desde dos semanas hasta seis meses después de la exposición. Los síntomas de la hepatitis C pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Consulte siempre a su médico para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la hepatitis C?
Además del examen y la historia médica completa, los procedimientos para el diagnóstico de la hepatitis C pueden incluir los siguientes:

Análisis de sangre.
Biopsia del hígado (procedimiento realizado para tomar muestras de tejido o células del cuerpo para examinarlas con un microscopio).
Tratamiento de la hepatitis C:
El tratamiento específico de la hepatitis C será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

Su edad, su estado general de salud y su historia médica.
Qué tan avanzada está la enfermedad.
Su tolerancia a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias.
Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
Su opinión o preferencia.
Hasta la fecha, no existe una vacuna disponible para la prevención de la hepatitis C. El tratamiento puede incluir terapia biológica con interferón

Las Características Comunes de las Enfermedades Hepáticas

¿Cuáles son los síntomas comunes de la enfermedad hepática?
Cuando se diagnostica una enfermedad hepática o hepatopatía, el médico observa los síntomas del paciente y realiza un examen físico. Además, el médico puede solicitar una biopsia hepática, exámenes de enzimas del hígado, una ecografía o una tomografía computarizada (TC).

A continuación, se enumeran algunos síntomas comunes de las enfermedades hepáticas, seguidos de una breve descripción:

ictericia
colestasis
agrandamiento del hígado
hipertensión portal
ascitis
encefalopatía del hígado
insuficiencia hepática


¿Qué es la ictericia?
La ictericia es la coloración amarilla de la piel y de la parte blanca del ojo debido a un nivel de bilirrubina (pigmento biliar) anormalmente alto en el torrente sanguíneo, que luego es excretada a través de los riñones. Los niveles altos de bilirrubina pueden atribuirse a la inflamación, a otras anormalidades de las células del hígado o al bloqueo de los conductos biliares. A veces, la ictericia es causada por la degradación de una gran cantidad de glóbulos rojos, lo cual puede ocurrir en los recién nacidos. La ictericia suele ser el primer signo, y a veces el único, de una enfermedad hepática.

¿Qué es la colestasis?
La colestasis es la disminución o interrupción del flujo biliar. "Cole" hace referencia a la bilis y "estasis" significa "mantener en el mismo nivel". El flujo biliar puede estar bloqueado dentro del hígado, fuera del hígado o en ambos sitios. Otros síntomas pueden incluir:

ictericia
orina oscura
heces claras
pérdida de tejido óseo
sangrado fácil
picazón
vasos sanguíneos pequeños visibles en forma de araña en la piel
bazo agrandado
líquido en la cavidad abdominal
escalofríos
dolor en el tracto biliar o el páncreas
vesícula biliar agrandada

Algunas causas de colestasis incluyen:

¿Qué es el agrandamiento del hígado?
El agrandamiento del hígado (hepatomegalia) suele ser un indicador de enfermedad hepática. No suele haber síntomas asociados con un hígado levemente agrandado. Los síntomas de un agrandamiento del hígado marcado incluyen malestar abdominal o "sentirse lleno".

¿Qué es la hipertensión portal?
La hipertensión portal es el aumento anormal de la presión sanguínea de la vena porta, que transporta a la sangre del intestino al hígado. La hipertensión portal puede deberse a un aumento de la presión de los vasos sanguíneos portales o a la resistencia al flujo sanguíneo a través del hígado. La hipertensión portal puede llevar al crecimiento de vasos sanguíneos nuevos (llamados colaterales) que conectan el flujo sanguíneo del intestino con la circulación general, pasando por alto el hígado. Cuando esto ocurre, las sustancias que normalmente son eliminadas por el hígado pasan a la circulación general. Entre los síntomas de la hipertensión portal se incluyen los siguientes:

distensión de la cavidad abdominal (ascitis)
sangrado de las venas varicosas localizadas en el segmento inferior del esófago y en el revestimiento del estómago
¿Qué es la ascitis?
La ascitis es la acumulación de líquido en la cavidad abdominal causada por la pérdida de líquidos de los vasos de la superficie del hígado y el intestino. La ascitis debida a enfermedad hepática suele acompañar a otras características de la enfermedad hepática como la hipertensión portal. Los síntomas de la ascitis pueden incluir la distensión abdominal, que causa malestar y disnea.

¿Qué es la encefalopatía del hígado?
La encefalopatía del hígado es el deterioro de la función cerebral debido a la acumulación en la sangre de sustancias tóxicas, que normalmente son eliminadas por el hígado. La encefalopatía también es llamada encefalopatía porto-sistémica, encefalopatía hepática o coma hepático.

Los síntomas pueden incluir:


¿Qué es la insuficiencia hepática?
La insuficiencia hepática es el deterioro severo de la función hepática. La insuficiencia hepática ocurre cuando una gran porción del hígado se encuentra dañada debido a cualquier tipo de trastorno hepático. Los síntomas pueden incluir:

banner
CADUCEUS