LOS RIÑONES

¿Cómo trabajan sus riñones?

Los riñones son dos órganos situados en la parte posterior del cuerpo a cada lado de la columna. La función de los riñones es filtrar la sangre para retirar los desperdicios que serán eliminados por la orina. La sangre entra al riñón por arterias que se dividen en ramas cada más pequeñas hasta entrar en unos pequeños ovillos llamados glomérulos (palabra que viene del griego y que significa filtro) que es el sitio donde se filtra la sangre. En cada riñón hay aproximadamente 1 millón de glomérulos. Cada glomérulo tiene una arteria pequeña que entra en él (arteria aferente) y una pequeña arteria que sale de él (arteria eferente). Cada glomérulo esta pegado a un tubo muy delgado que es sitio donde caen las sustancias que el riñón ha retirado de la sangre y que son eliminadas por la orina. La orina es producida por la suma de todos los líquidos que salen de cada glomérulo. La sangre que sale por la arteria eferente ya está limpia de residuos. El médico le hablará del trabajo de los riñones como la función renal. Si sus dos riñones son sanos, usted tiene el 100 por ciento de función renal. En realidad esto es mucho más de lo que usted puede necesitar. Muchas personas nacen con un solo riñón y sin embargo pueden realizar una vida completamente normal. Otras personas pueden donar un riñón para un familiar y tampoco tener problemas en la función renal.

Una pequeña disminución en la función renal generalmente no causa problemas. En realidad usted puede estar sano, conservando un 50% de la función renal. Sin embargo, muchas personas con un 50% de la función renal pueden tener una enfermedad que pueda empeorar. Si la función renal desciende a un 20% usted tendrá serios problemas de salud y si la función renal baja hasta 10 o 15% usted necesitará una diálisis o un trasplante renal.

¿Porqué fallan los riñones?

La mayoría de las enfermedades que atacan los riñones lo hacen a través de la pérdida de la capacidad de filtrar la sangre y en general este proceso es muy lento y silencioso. Las dos causas más comunes de daños de los riñones son la enfermedad renal por diabetes y el aumento de la tensión sanguínea. La enfermedad renal poliquística es otra enfermedad que puede perjudicar la función renal. Otras causas de enfermedad renal son las glomerulonefritis que pueden ser producidas por un gran número de enfermedades. Otras causas de enfermedad de los riñones son los venenos, algunos medicamentos (los productos que combinan aspirina con acetaminofeno y otros como el ibuprofeno son los más peligrosos) y los traumatismos. Si en su familia han ocurrido enfermedades en los riñones usted se encuentra en riesgo de padecerla.

¿Cómo fallan los riñones ?

Insuficiencia renal aguda (IRA).

La lesión es de aparición brusca. Puede ser producida por traumatismos que dañan los riñones, medicamentos, venenos, obstrucciones de los conductos de la orina (ureteres). Aunque la IRA puede producir un daño serio de la función renal, en ocasiones puede ser reversible.

Insuficiencia renal crónica (IRC).

La lesión es de aparición lenta y silenciosa. Es producida por la mayoría de las enfermedades que se mencionaron anteriormente.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad de los riñones ?

En las etapas tempranas de la enfermedad la persona puede no tener ninguna molestia. Los primeros síntomas son dolor de cabeza, cansancio, decaimiento, picores por todo el cuerpo, pérdida de apetito, nauseas y vómitos, calambres musculares, necesidad de orinar más a menudo, etc.

¿Cómo se detecta la enfermedad de los riñones ?

El médico tomará una muestra de sangre y de orina y medirá en la sangre unas sustancias que se llaman urea y creatinina. En la enfermedad de los riñones, la urea y la creatinina están elevadas. En la orina se pueden encontrar proteínas, lo que es anormal.

La creatinina es una sustancia tóxica producida por el metabolismo de las proteínas musculares y que debe ser eliminada por el cuerpo. La imposibilidad de eliminarla es un signo de alteración de la función renal que indica que el riñón no realiza correctamente la filtración de la sangre. Los valores normales de creatinina en sangre son de 0.6 a 1.2 miligramos por decilitro de sangre y si la elevación es pequeña (1.3-2.0 miligramos por decilitro) es probable que la persona no tenga molestias. Otro test algo mas sofisticado es el aclaramiento de creatinina que mide la rapidez con que los riñones extraen la creatinina de la sangre. Para ello se necesita recoger toda la orina producida durante 24 horas. El aclaramiento de creatinina normal en un hombre es de 97 a 137 mililitros por minuto (ml/min) y en una mujer es de 88 a 128 ml/min. Si el número es menor que esa cifra, quiere decir que los riñones no están trabajando a su máxima capacidad.

El médico le puede indicar la realización de pruebas para ver los riñones como son la ecografía o la tomografía computada. Además le puede solicitar la realización de una biopsia del riñón para lo cual, con anestesia local le pinchará el riñón con una aguja que quitará unos pequeños cilindros del riñón.

¿Cómo se trata la enfermedad de los riñones ?

Lamentablemente la enfermedad de los riñones no se puede curar en la mayoría de los casos. Sin embargo con una serie de medidas, se puede retrasar el desarrollo de la enfermedad. La dieta puede ser importante al disminuir las proteínas ingeridas. Se debe además reducir la cantidad de sal en la alimentación. Otra sustancia que se debería reducir el la dieta es el potasio que se encuentra en muchas frutas (plátanos y frutos secos) y vegetales (patata, guisantes).

Los riñones y la orina
El sistema urinario está formado por diferentes órganos como son los riñones (2), los uréteres (2) (conductos que van del riñón a la vejiga), la vejiga urinaria y la uretra (conducto de salida de la orina al exterior desde la vejiga).


Funciones:
La función principal del sistema urinario es el mantenimiento del equilibrio líquido del cuerpo. Esto lo hará eliminando o recuperando agua y sustancias disueltas en ella. Este ajuste del equilibrio líquido afectará a la composición y volumen de la sangre, a la presión arterial y a la fabricación de sustancias en el riñón.


Problemas más comunes:

Infección de orina o Cistitis:
Proceso en el que a causa de unos gérmenes (bacterias como el E. Coli) se produce una infección y inflamación de los órganos implicados en la micción, concretamente en la uretra y vejiga. El signo típico es una fuerte sensación de escozor al emitir la orina.
Consejos:

• Control de la dieta.

• Caldos depurativos (Cebolla, Apio).

• Beber solo agua.

Incontinencia urinaria:
Imposibilidad de controlar la emisión de orina, caracterizada por pequeñas emisiones involuntarias ante un esfuerzo (toser, reír, gimnasia,..)

Suele aparecer en edades tardías pero en mujeres puede presentarse después del parto y en hombres tras operaciones de próstata.

Litiasis urinaria:
Consiste en la aparición de cálculos (cúmulos minerales) en la orina. Su origen puede ser un exceso de presencia de estas sustancias minerales o una concentración de las mismas que habitualmente se encuentran disueltas.

El tamaño de los cálculos es variable y normalmente será proporcional a la dificultad y dolor que provoca su expulsión.

Cólico de Riñón:
Son espasmos (contracciones) e la musculatura que recubre el interior de los uréteres al intentar eliminar un cálculo que ha quedado fijado en ellos.

Se caracteriza por un dolor intenso que empieza en un riñón y puede acabar en la ingle.

banner
CADUCEUS