EL ACNÉ

El acné es una condición en la que los poros de la piel se tapan, inflaman y, a veces, infectan. Dichos poros tapados pueden transformarse en puntos negros, barritos o granos. En los casos más severos, se pueden formar forúnculos y abscesos deformantes que pueden resultar en cicatrices si se exprimen los granos .El acné tiende a ocurrir en los adolescentes, aunque también puede ocurrir en adultos.

La secreción sebácea o grasa de la piel producida por las glándulas sebáceas en los folículos, sirve para lubricar la piel. Si el conducto de esta glándula que llega hasta la piel está tapado, el resultado puede ser granos o acné.

El acné empeora durante el invierno y mejora en verano, probablemente debido al efecto beneficioso del sol. La dieta presenta escasa o nula influencia sobre el acné; no obstante algunas personas son sensibles a ciertos alimentos. Asimismo, el acné también puede aparecer con cada ciclo menstrual en las mujeres jóvenes y puede desaparecer o empeorar notablemente durante el embarazo. El uso de anticonceptivos y el estrés agravan también el acné.

Si bien no se sabe la causa, se cree que el acné se debe al incremento de hormonas masculinas (andrógenos) que estimulan las glándulas sebáceas y a la presencia de bacterias en la piel Algunos cosméticos estimulan el acné, especialmente si son grasos. Medicamentos para prevenir la epilepsia, las píldoras anticonceptivas y esteroides también aumentan el acné.

El acné se produce al obstruirse los poros de la piel debido a la grasa y las células muertas acumuladas, lo que ocasiona el abultamiento del folículo, causando puntos blancos, y pudiendo oscurecerse la parte superior de la obstrucción, causando puntos negros.

El acne causado por desequilibrios hormonales normalmente es influenciado por la presencia de andrógenos en el cuerpo. Las hormonas andrógenas estimulan la segregación de las glándulas sebáceas. Un ejemplo de esto es que los andrógenos estimulan las glándulas sebáceas durante la menstruación, por esta razón las mujeres tienden a tener barros o espinillas durante esta época. Así también los andrógenos son afectados por el nivel de estrés en nuestro cuerpo, de manera que cuando estamos nerviosos tendemos a padecer de barros. En los adultos estos ataques de acne generalmente aparecen en la parte inferior de la cara parte incluyendo alrededor de la mandíbula y la barbilla.

El nivel de andrógenos en nuestro cuerpo se puede ver afectado por algunas condiciones físicas en ciertos casos patológicas (enfermedad). Tal es el caso de la alopecia, problemas menstruales, obesidad, infertilidad o diabetes entre otras. En muchos casos los dermatólogos trabajan en conjunto con los ginecólogos para encontrar las causas y coordinar los tratamientos.

El acné se inicia en las glándulas sebáceas de la piel, que segregan una sustancia oleosa llamada "sebo". El sebo normalmente se transporta desde la glándula sebácea hasta la superficie de la piel a través de un pequeñísimo folículo piloso. Con el acné, el sebo queda atrapado, muchas veces mezclado con células de piel muertas y bacterias, creando un poro obstruido denominado "comedón"(plural: "comedones"). Los puntos negros son comedones que llegan a la superficie de la piel, mientras que los barritos son comedones que permanecen debajo de la superficie de la piel. También pueden desarrollarse pequeños bultos rojos, granos y quistes. Contrario a los mitos populares, no se ha demostrado que el chocolate, las comidas con alto contenido de grasa y la piel sucia provoquen el acné.

El problema del acne puede volverse particularmente difícil cuando existe una susceptibilidad natural a la bacteria "Propionibacterium acnes", condición conocida como inmunodeficiencia tópica asociada.

El acné no es contagioso y la herencia familiar claramente puede determinar su desarrollo, en particular en los casos en que se manifiesta la inmunodeficiencia tópica asociada, anteriormente mencionada. La tendencia a presentarlo puede persistir hasta los treinta años y principios de los cuarenta.

Prevención:

Puede resultar difícil prevenir el acné, ya que es difícil controlar los factores que lo causan. Sin embargo, hay ciertas cosas que puede hacer para evitar que su acné empeore:

· No se lave el rostro con demasiada frecuencia. Esto puede irritarle la piel y empeorar el acné. Dos a tres veces por día es suficiente.

· Al lavarse el rostro:

· Use las manos en vez de un paño.

· Use jabón suave para lavarse el rostro, en vez de un producto fuerte de "limpieza para el acné".

· Espere a que su rostro esté completamente seco antes de aplicar preparaciones tópicas.

· No toque ni apriete los granos.

· Use lociones, jabones y cosméticos "no comedogénicos". Los mismos no le taparán los poros.

· Use tratamientos de acné tópicos únicamente según indicado. Su uso con mayor frecuencia podrá empeorar la condición.

· Reconozca y limite el estrés emocional.

· Asegúrese de usar filtro solar todo el año. Esto resulta especialmente importante si usted está tomando antibióticos. Los antibióticos hacen que su piel sea más sensible al sol.

banner
CADUCEUS