La Osteoporosis

La osteoporosis es una disminución de la masa ósea y de su resistencia mecánica que ocasiona susceptibilidad para las fracturas. Es la principal causa de fracturas óseas en mujeres después de la menopausia y ancianos en general. La osteoporosis no tiene un comienzo bien definido y, hasta hace poco, el primer signo visible de la enfermedad acostumbraba a ser una fractura de la cadera, la muñeca o de los cuerpos vertebrales que originaban dolor o deformidad.

La osteoporosis presenta una importante amenaza a la salud de millones de personas, de los cuales la mayoría son mujeres. En la osteoporosis ocurre una pérdida del tejido óseo que deja los huesos menos densos y más susceptibles a las fracturas. Puede causar la pérdida de estatura, dolores severos de espalda y deformidades. La osteoporosis puede perjudicar la habilidad de una persona de caminar y puede causar una discapacidad prolongada o permanente.

Los factores de riesgo para el desarrollo de la osteoporosis incluyen: delgadez o talla pequeña; historial de osteoporosis en la familia; haber pasado la menopausia o haber tenido menopausia temprana; ausencia anormal de periodos menstruales; uso prolongado de ciertos medicamentos como los utilizados para el tratamiento de enfermedades como lupo eritematoso sistémico, asma, deficiencias de la tiroides y convulsiones; bajo consumo de calcio; inactividad física; fumar y consumo excesivo de alcohol.

La osteoporosis es una enfermedad silenciosa que a menudo puede prevenirse. Sin embargo, si no se detecta, puede progresar por muchos años sin tener síntomas hasta que sucede una fractura. La osteoporosis se diagnostica mediante una prueba de densidad mineral ósea (BMD, por sus siglas en inglés), una manera segura y sin dolor de detectar la baja densidad ósea.

La menopausia es la principal causa de osteoporosis en las mujeres, debido a disminución de los niveles de estrógenos. La pérdida de estrógenos por la menopausia fisiológica o por la extirpación quirúrgica de los ovarios, ocasiona una rápida pérdida de hueso. Las mujeres, especialmente las caucásicas y asiáticas, tienen una menor masa ósea que los hombres. La pérdida de hueso ocasiona una menor resistencia del mismo, que conduce fácilmente a fracturas de la muñeca, columna y la cadera.

Causas

La pérdida de masa ósea, que puede estar agravada por:

- Falta de calcio y de proteínas en la dieta.

- Descenso del nivel de estrógenos debido a la menopausia.

- Falta de actividad física por la edad.

- Tabaquismo.


- Uso de corticoides.


- Alcoholismo.


- Deficiencias de vitamina C.


- Cáncer.


- Hipertiroidismo.

Factores de riesgo

- Extirpación de los ovarios, radiación para tratar lo tumores en esta zona.
- Infecciones y enfermedades del tracto urinario o de la pelvis.

- Deficiencias nutricionales.

- Antecedentes familiares.

- Tabaquismo.

- Consumo de corticoides.

El mejor tratamiento de la osteoporosis es la prevención. Una ingesta adecuada de cálcio y el ejercicio físico durante la adolescencia y la juventud, puede incrementar el pico de masa ósea, lo cual redunda en una reducción de la pérdida de hueso y en un menor riesgo de fractura en años posteriores. El consumo adecuado de cálcio y de vitaminas durante la madurez es esencial para la salud del hueso.
En situaciones de menopausia precoz, las mujeres deben tomar estrógenos para prevenir la pérdida post-menopáusica de hueso; se debe de añadir un progestágeno si el útero está intacto. El reemplazamiento estrogénico es un tratamiento efectivo para prevenir la pérdida post-menopáusica de hueso y es también efectivo en la prevención de fracturas osteoporóticas. El tratamiento hormonal sustitutivo requiere un estricto control ginecológico y una cuidadosa selección de pacientes.

El caminar y los ejercicios de extensión de la columna pueden estabilizar o incluso incrementar ligeramente la masa ósea y mejorar el balance y la fuerza musculares, previniendo caídas y fracturas. Las fracturas vertebrales deben tratarse inicialmente con reposo, analgésicos, lumbostato y rehabilitacion. Otros posibles tratamientos, actualmente en estudio, incluyen vitamina D, fluoruros y hormona paratiroidea.

Una dieta rica en calcio y vitamina D, ejercicios regulares de resistencia al peso y un estilo de vida saludable pueden prevenir o disminuir los efectos de la enfermedad.

Consumir suficiente calcio durante las primeras etapas adultas ayuda a crear huesos fuertes. Los efectos de la pérdida de masa ósea serán menos dramáticos. Esto es especialmente importante para las mujeres, cuya masa ósea es un 30% menos que la de los hombres. Los Institutos Nacionales de Salud recomiendan 800 a 1500 miligramos de calcio por día, dependiendo de la edad, y de si está embarazada o dando el pecho.

Los productos lácteos son los más altos en calcio. El mineral también se encuentra en salmón enlatado y sardinas con hueso, la soja y algunas verduras, como el brócoli, las espinacas y lechugas. Una taza de leche descremada por ejemplo contiene 300 miligramos de calcio, una taza de yogur natural descremado contiene 415 miligramos, y una taza de bok choy 252 miligramos. También se venden productos enriquecidos con calcio, por ejemplo zumo de naranja fortificado.

banner
CADUCEUS