Artritis

La artritis es un término general utilizado para condiciones que afectan las articulaciones y los tejidos que las rodean. Las articulaciones son los lugares del cuerpo donde se unen los huesos, como las rodillas, las muñecas, los dedos de las manos y los pies y las caderas. Los dos tipos más comunes de artritis son la osteoartritis y la artritis reumática:

Artritis significa literalmente inflamación de las articulaciones (artron = articulación, itis = inflamación). La inflamación o hinchazón que se presenta como resultado de la artritis daña los tejidos sanos. Este daño puede afectar la forma de los huesos y otros tejidos de las articulaciones, haciendo que el movimiento sea difícil y doloroso.

Muchas personas con artritis tienden a mantener sus articulaciones en una posición flexionada debido a que es menos doloroso. Si sus articulaciones se mantienen en una sola posición durante demasiado tiempo, puede ser difícil estirarlas y pueden inmovilizarse paulatinamente. El ejercicio puede ayudar a mantener sus articulaciones flexibles, y las hace menos rígidas y dolorosas. Puesto que los músculos sostienen las articulaciones, es importante hacer ejercicios que los mantengan lo más fuertes posible. Músculos fuertes pueden ayudar a proteger sus articulaciones de tensiones adicionales

Causas, incidencia y factores de riesgo:

La inflamación de la articulación es la reacción del cuerpo a diferentes procesos de enfermedad, entre los que se comprenden lesión mecánica de una articulación (incluyendo fractura), presencia de una infección (generalmente causada por bacterias o virus), un ataque a las articulaciones por el mismo cuerpo (una enfermedad autoinmune) o el deterioro acumulado de las articulaciones. A menudo la inflamación desaparece después de que la lesión ha sanado, se ha tratado la enfermedad o después de que la infección sido eliminada por el sistema inmune, en algunas ocasiones con la ayuda de antibióticos.

Con algunas lesiones y enfermedades la inflamación no desaparece o la destrucción produce dolor y deformidad prolongados, lo que se considera artritis. Hay más de 100 clases de artritis con muchas causas diferentes posibles. En los Estados Unidos la osteoartritis es la variedad más común de la enfermedad que resulta por lo general de años de desgaste acumulado sobre las articulaciones y tiende a presentarse en los ancianos en las articulaciones de la cadera, rodillas y dedos.

La gota se presenta a menudo en hombres mayores de 40 años y es causada por la formación de cristales en las articulaciones con la subsecuente inflamación. La gonorrea es una infección bacteriana que causa la que se denomina artritis infecciosa.

Los trastornos autoinmunes, como la artritis reumatoide, el lupus y el escleroderma también pueden causar artritis. En estas enfermedades algo funciona mal en el sistema inmune y éste ataca partes sanas del cuerpo (como las articulaciones).

La artritis puede presentarse en hombres y mujeres de cualquier edad, alrededor de 37 millones de personas en Estados Unidos tienen algún tipo de artritis, es decir casi 1 de cada 7 personas. En personas mayores de 55 años de edad las mujeres presentan mayores probabilidades de sufrir de osteoartritis. Otros factores de riesgo para la osteoartritis son la obesidad, antecedentes de trauma y varias enfermedades genéticas y metabólicas.

Algunas de las enfermedades que causan artritis son:

lupus eritematoso sistémico (LES)
ostoartritis
artritis reumatoide (en adultos)
artritis reumatoide juvenil (en niños)
gota
escleroderma
psoriasis (artritis psoriásica)
infecciones micóticas como la blastomicosis
espondilitis anquilosante
síndrome de Reiter / Artritis reactiva
artritis séptica
enfermedad de Still del adulto
enfermedad de Lyme-terciaria (el estado tardío)
tuberculosis (artritis tuberculosa)
infecciones virales (artritis viral)
gonorrea (artritis gonocócica)
otras infecciones bacterianas (artritis bacteriana no gonocócica).
Síntomas más frecuentes

· Dolor, hinchazón y enrojecimiento de la zona afectada.

· Aumento de la temperatura y rigidez de la articulación (la artritis infecciosa puede provocar hasta 40 grados de fiebre por la inflamación y la acumulación de pus).

· La artritis reumatoidea se suele manifestar poco a poco y de forma difusa. Puede empezar con pérdida del color, falta de apetito y dolores musculares leves. Las articulaciones terminan presentando un aspecto rojo, hinchado y se vuelven dolorosas al tacto. La rigidez va desapareciendo a medida que la actividad diaria va desentumeciendo el cuerpo.

banner
CADUCEUS